valdepenasfisiosalud

No sabemos lo que tenemos hasta que no lo perdemos, cuantas veces no habremos escuchado este dicho, y que verdad es, echamos de menos las cosas cuando las perdemos y no las valoramos o incluso pasan desapercibidas por nuestra vida y no le damos la suficiente importancia hasta que las echamos en falta.

Hace unos días con un mal movimiento note como un crujido en la espalda con el posterior dolor que se intensificaba por momentos, no sabía qué hacer si sentarme quedarme de pie o tumbarme. Inmediatamente busque una clínica de fisioterapia en la red y encontré una con muy buena reputación, se trata de valdepenasfisiosalud una clínica en el centro de la ciudad en la que me dieron cita enseguida.

Cuentan con más de doce años de experiencia y los profesionales que trabajan allí están altamente cualificados para desempeñar su función. Ofrecen un amplio surtido de masajes como el terapéutico y el deportivo, también tratan el lumbago y hacen drenajes linfáticos. Con métodos innovadores como la cinesiterapia el ultrasonido y la electroterapia.

Yo al principio fui con un poco de miedo porque pensaba que me iba a doler mucho más de lo que ya me dolía, cuando llegué me atendieron enseguida, apenas tuve que esperar cinco minutos y una vez dentro de la sala de masajes, tras un breve cuestionario para conocer mi dolencia la señorita se puso manos a la obra y empezó a aplicar presión en las zonas afectadas. Tengo que reconocer que me dolió, si bien es cierto, fue menos de lo que esperaba ya que me trataron con sumo cuidado y delicadeza.

Tras unos cuarenta minutos, salí de allí adolorida pero contenta y con otra cita para esa misma semana ya que tenía muy congestionados los músculos y me aconsejaron repetir para dejarme perfecta. Y así lo hice, volví a los dos días y me hicieron otro masaje que me sorprendió porque este no me dolió en absoluto. A día de hoy puedo decir que estoy muy contenta por el trato que recibí en la clínica y puedo decir que sin duda repetiré en el caso de que me vuelva a suceder algo parecido. Da gusto ponerse en manos de profesionales, sobre todo cuando lo que está en juego es la salud, lo más importante que tenemos, y lo gratificante que es volver a sentirse bien tras una experiencia desagradable.