pieza-scooter.com foto 6

Tener una scooter en este tiempo es tener un tesoro y créeme que sé muy bien de lo que hablo. Claro a quienes no les gusta un vehículo de estas características es normal que esté en completo desacuerdo conmigo, pero os aseguro que  quien lo utiliza a diario sabe muy bien que lo que digo es muy cierto. Con el paso del tiempo y la crisis han sido muchas las personas que no han podido seguir manteniendo su vehículo, un coche necesita de mantenimientos a los que se debe echar dinero, seguros que pagar, gasolina que echar y un sinfín de gastos que seguro se han pasado por alto. Claro cualquiera que lea este artículo pensará que la scooter al igual que el coche necesita de mantenimientos de seguro y de gasolina, y es verdad, solo que con un pequeño matiz, y es que el coste es bastante más bajo. Claro no es lo mismo echar veinte euros a nuestro coche y que nos dure unos cuantos días de tanto moverlo, a que llenemos le depósito de nuestra moto por mucho menos y de verdad casi nos olvidemos de repostar enseguida.

Por supuesto el andar por una ciudad en la que el tráfico es mayor que el número de personas con las que nos vamos a cruzar andando, es indudablemente posible que querer una scooter se convierta en lo que más queremos en estos momentos. Por supuesto las averías no son igual de caras que las de un coche por lo que la podemos situar en el medio de transporte preferido de muchos de los españoles que de verdad quieren moverse por la ciudad sin que les cueste un ojo de la cara. Si a todo esto le sumamos que al igual que los coches contamos con sitios en los que conseguir recambios scooter se convierte en pan comido disponer de una moto como esta en estos momentos siendo lo que más puede desear cualquier persona. ¿Ves como con todo lo que te he contado es normal que haya gente que la prefiera a un coche?, ¿ves como merece la pena tener una scooter en estos tiempos aunque ahora haga mucho frío? tan solo es cuestión de acostumbrarse y darse cuenta que hay momentos en la vida en los que hay que elegir entre lo que más nos conviene y lo que nos gustaría, posicionándonos sin duda en lo que necesitamos en ese momento determinado.